Grupo Scout Don Francisco Vidiella - El Grupo en los Medios
  Home
  Historia de Grupo
  => El Grupo en los Medios
  Manada de Lobatos "Purun Bhagat"
  Rama Scout "Jack Travers Cornwell"
  Clan de Pioneros "Ragnarok"
  Comunidad Rover "Ulises"
  Fotos
  Libro de visitas
  Encuestas
  Links
  Contacto
  Contador de visitas

El sábado 6 de diciembre de 2008, con motivo de la celebración del Día Internacional del Voluntariado, la ONU, junto con el diario "El País", radio "Espectador" y Teve Ciudad visitaron tres experiencias de voluntariado en Uruguay. Una de ellas, ocurrida en nuestro Grupo Scout. A continuación, la nota de "El País":

Suplemento Ciudades

Un trabajo silencioso que puede hacer la diferencia

Aporte. Valoraron experiencias en el Día del Voluntariado

XIMENA AGUIAR

El único club de niños de Ciudad de la Costa, el primer grupo scout ubicado entre asentamientos o un grupo de mujeres que asesora a sus pares sobre violencia doméstica, son una muestra de las necesidades cubiertas gracias al voluntariado.

"En la utopía, habremos cumplido nuestra misión y ya no seremos necesarios", dijo Antonio Graziano, coordinador del programa de Voluntarios de las Naciones Unidas en Uruguay. Pero mientras no llega ese momento, muchos trabajan voluntariamente para cubrir necesidades de su entorno. A nivel mundial se estima que hay 150 millones de voluntarios, y que su trabajo implica entre 4% y 7% del PBI de los países en los que actúan, dijo Graziano. Sin embargo, en Uruguay esta actividad es poco valorizada, sostuvo.

"Se lo asocia sólo con una actividad asistencialista hacia los más desfavorecidos, no como algo que puede promover el desarrollo. Tampoco se incluyen en el voluntariado la militancia social y política, o las estrategias de solidaridad comunitaria que funcionaron mucho durante la crisis. Y las mujeres también hacen mucho trabajo voluntario, no reconocido", consideró. Por eso en el Día Internacional del Voluntariado organizó un recorrido por tres experiencias diversas, sostenidas en gran parte gracias al trabajo de voluntarios.

Solidaridad. Mabel tiene 70 años, vive de la escasa jubilación de su marido y de cuidar niños, y todos los viernes cocina la merienda para el Club de Niños Los Alfareros, en Solymar. Y como ella, muchos otros vecinos colaboran: compran bonos de entre $20 y $100, cortan el pelo a cambio de un alimento para los almuerzos del verano, donan ropa para ventas económicas, incluso hay un vecino que lleva adelante el taller de huerta, dos veces por semana, en forma gratuita.

El Club está acostumbrado a integrar el trabajo voluntario a su dinámica; de hecho, la comisión directiva es honoraria. Roxana Esqueff (47), presidenta de la asociación civil, invierte unas seis horas diarias en el proyecto. Un convenio con el INAU cubre los sueldos de docentes y técnicos, el local es donado en comodato por la curia de Canelones y otras actividades se financian con donaciones. Por ejemplo, un grupo de uruguayos en Australia financia una compra mensual de $5.000 para reforzar las meriendas.

Así se saca adelante el único Club de Niños de esa zona, al que asisten unos 65 chicos en edad escolar, muchos provenientes de asentamientos en la zona Norte de la localidad, contó Esqueff. Ella impulsó la creación de Alfareros hace 8 años para cubrir una necesidad del barrio y aún sigue en el proyecto, ya acostumbrada a invertir sus energías en el Club, siempre apoyada por su familia.

En otros asentamientos lejos de allí, en el barrio Conciliación, otra propuesta de voluntarios está supliendo la falta de ofertas educativas para otro grupo de edad: los adolescentes y jóvenes. Guillermo García (19) integra una de las experiencias de avanzada dentro del movimiento Scout del Uruguay, con uno de los pocos grupos que funciona en contexto crítico. Comenzó junto a otro compañero hace dos años, invitando a un grupo de adolescentes que estaban en la calle, y hoy el grupo tiene unos 50 integrantes.

Las drogas, la violencia en el trato o la falta de estímulos para seguir estudiando son comunes en su entorno, pero con los compañeros del grupo scout prefieren planificar el campamento, plantearse objetivos y apoyarse mutuamente para cumplirlos, cuentan los educadores. Aunque implica varias reuniones semanales, de planificación, seguimiento y actividades, García habla del grupo con mucho entusiasmo. Su esfuerzo se ve gratificado por los procesos positivos de varios de los chicos y de sus familias.

Susana Antúnez (63) no consideraba su actividad en la Comuna Mujer del CCZ 14 como un voluntariado, porque lo hacía por ella. Pero de las reuniones de mujeres surgió un grupo de asesoramiento en violencia doméstica y de militancia social. Ayer, el secretario general de las Naciones Unidas llamó a reconocer el aporte de los voluntarios que, como ella, invierten gratuitamente su tiempo y esfuerzo en procura de "marcar la diferencia en la sociedad".

La cifra

7% Es el porcentaje del Producto Bruto Interno equivalente al trabajo realizado por voluntarios, en algunos países en los que se midió.

Un aporte voluntario al MIDES

El programa de Voluntarios de las Naciones Unidas (UNV) tiene una coordinación en Uruguay desde abril de 2008. Recientemente comenzó un proyecto con el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) por 2 años, en el marco del cual se prevé realizar un estudio nacional sobre el trabajo voluntario, instalar una mesa de diálogo con asociaciones civiles para acordar una visión común sobre el voluntariado y reglamentar la ley sobre el tema, y fortalecer la capacidad de recibir e incorporar aportes y movilizar voluntarios por parte del Ministerio y de su programa "Tiempo solidario", según informó Antonio Graziano.

El País Digital

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=